10 maneras divertidas de ejercitar a tu perro

Es esencial mantener una rutina de ejercicio regular para que tu perro se mantenga en forma y saludable. Ya sea que tu perro sea joven o viejo, debe mantenerse lo más activo posible. La raza, la edad y los niveles de energía de tu perro determinarán qué tan intenso debe ser el ejercicio, y es importante asegurarse de que no sufran lesiones o agotamiento por exagerar.

Sacar a pasear a tu perro puede ser la forma más común de incorporar actividad todos los días, pero hay muchas maneras de hacer que su ejercicio sea más divertido.

Aquí te indicamos 10 formas divertidas de ejercitar a tu mascota.

1. Juega juegos de buscar y perseguir

Ya sea que tengas un jardín lo suficientemente grande o te dirijas a un bonito parque abierto apto para perros, a tu perro le encantará jugar juegos de buscar y perseguir contigo. Esta es una excelente manera para que su cachorro haga mucho ejercicio, especialmente en espacios más grandes. ¡Lanza una pelota o un frisbee lo más lejos que puedas y observa cómo tu perro disfruta mucho recuperándolo!

2. Crea una carrera de obstáculos

Las carreras de obstáculos son una forma divertida de hacer que el ejercicio sea aún más divertido para los perros, y también se pueden usar para entrenar. Hay muchas opciones para crear obstáculos, como saltar a través de aros, zigzaguear entre objetos como taburetes y saltar y agacharse debajo de los postes.

3. Juega tira y afloja

Jugar tira y afloja es una excelente manera de vincularse con tu perro mientras le brinda un gran entrenamiento. Usando sus músculos y mandíbulas, a los perros les encanta jugar a sujetar un juguete o una cuerda. Si tienes problemas para soltar el juguete o la cuerda, ten algunas golosinas a mano para entrenarlo para que lo suelte cuando se le ordene.

4. Haz una caminata

Si te gustan las caminatas largas y agradables, considera llevar a tu perro de excursión. Mantén un un nivel de dificultad apropiado para ambos niveles de condición física y lleva una fuente de agua contigo, el senderismo es una forma divertida de salir juntos a la naturaleza.

5. Usa juguetes dispensadores de golosinas

En última instancia, ejercitar nuestra mente es tan importante como ejercitar nuestro cuerpo, y lo mismo ocurre con los perros. El uso de juguetes dispensadores de golosinas es una excelente manera de estimular la mente y el cuerpo de tu perro, lo que podría mantenerlo ocupado durante algún tiempo. Animar a tu perro a trabajar juguetonamente por su comida también es una excelente manera de ralentizar su alimentación. Es posible que a tu perro le tome un par de veces acostumbrarse a la idea, pero muy pronto, deberían lograrlo fácilmente y disfrutarlo cada vez más.

6. Visita un parque para perros

Siempre que tu perro socialice bien con otros perros, visitar un parque para perros puede ser muy divertido para ellos. También es importante mantener buenas habilidades de socialización entre su mascota y otros perros. Si experimenta algún desafío con su perro al interactuar con otros animales, puede ser mejor consultar con un especialista en comportamiento animal.

7. Juega al escondite

Es posible que los perros no entiendan el concepto de las escondidas por sí mismos, pero si incorporas algunas golosinas, ¡pronto se acostumbrarán! Entrenar a tu perro para encontrar golosinas escondidas (o incluso a ti mismo) es una excelente manera de incorporar estimulación física y mental, especialmente en días de lluvia. A los perros les encanta cazar y rastrear, por lo que entrenarlos para jugar a la caza del tesoro es muy divertido.

8. Inscríbete en una clase de agility

Las clases de agilidad o acondicionamiento son una forma divertida y desafiante para que los humanos y los animales se unan mientras estimulan sus mentes y también mejoran el entrenamiento. Los perros y sus dueños pueden aprender nuevos comandos a medida que el perro realiza una variedad de ejercicios que mejorarán su salud y agilidad muscular, articular y de ligamentos.

9. Llevarlo a nadar

Siempre que tu perro sea fanático del agua, llevarlo a nadar es una manera maravillosa de pasar el día y quemar algo de energía; también es una excelente opción para hacer ejercicio mientras se mantiene fresco en un día caluroso.

Si está introduciendo a tu perro al agua por primera vez, es recomendable invertir en un chaleco salvavidas para tu tranquilidad y para darle más confianza al perro. Si parece inseguro, elógialo mucho y dale golosinas para alentarlo a ser valiente. Sin embargo, ten paciencia con ellos, ya que de lo contrario aumentará la ansiedad, lo que podría hacer que su transición a la natación sea un poco problemática si están nerviosos.

10. Entrenarlo

Durante una sesión de entrenamiento, el ejercicio es automáticamente parte del proceso, y enseñarle a tu perro nuevos comandos y trucos puede ser muy divertido. Si tu y tu perro son nuevos en el mundo de entrenamiento canino, comienza con algunos comandos básicos como sentarse y quedarse quieto. Una vez que ambos hayan aprendido a hacerlo, hay muchos trucos divertidos para probar juntos, como darse la vuelta, sentarse y rogar, chocar los 5, etc.

 

¡El ejercicio siempre puede ser divertido!

Mientras sea seguro y apropiado para la salud y el nivel de condición física del perro, el ejercicio siempre puede ser divertido, estimulante y una gran experiencia de unión tanto para ti como para su mascota. Mantenerlo variado también puede ayudar a garantizar que tu perro haga ejercicio con regularidad y que también lo disfrute mucho, lo que fortalece aún más tu relación con tu mascota.

 

 

1 Click Vet – Veterinario a domicilio Madrid