Obstrucción urinaria en perros y gatos

SÍNTOMAS

Willy es un adorable podenco macho de 4 años.  Acudió al veterinario a domicilio en Madrid «1 Click Vet» por vómitos. Al examinarlo, notaron que su abdomen estaba muy tenso y que su vejiga era grande y firme. El veterinario le tomó radiografías para tener una mejor idea de lo que estaba sucediendo internamente y para confirmar potencialmente un bloqueo urinario.

Después de que le tomaron las radiografías, era obvio que Willy, de hecho, estaba obstruido. No solo tenía cálculos urinarios en la vejiga, sino también cálculos urinarios alojados en la uretra, por lo que no le permitían orinar.

Lo más probable es que vomitara por el dolor, ya que esa es una respuesta secundaria común al dolor. Su veterinario lo transfirió al centro de emergencia para mascotas para aliviar la obstrucción y extirpar quirúrgicamente las piedras.

SIGUIENTES PASOS A SEGUIR

Nuestro primer paso cuando ingresamos a Willy fue anestesiarlo, para que con suerte pudiéramos enjuagar las piedras que estaban alojadas en su uretra, de regreso a su vejiga. Hicimos esto para que solo necesitara una incisión quirúrgica en lugar de una uretrostomía y una cistotomía. Afortunadamente, el procedimiento fue exitoso y los cálculos se desviaron fácilmente hacia la vejiga. ¡Luego lo llevaron a cirugía para su cistotomía!

Extrajimos tres cálculos urinarios de su vejiga y los enviamos a analizar junto con un análisis de orina y un cultivo para saber exactamente qué tipo de cálculos había desarrollado y cómo evitar que vuelvan a ocurrir. Willy comenzará una dieta urinaria recetada para ayudar a reducir las posibilidades de que se vuelvan a formar cristales o cálculos.

Willie se recuperó increíblemente rápido de la cirugía y pudo regresar a casa para recuperarse con su familia al día siguiente.

PELIGROS DE OBSTRUCCIÓN

Desafortunadamente, las obstrucciones urinarias son una ocurrencia común tanto en caninos como en felinos. Siempre es muy importante observar a sus animales cuando salen a hacer sus necesidades para asegurarse de que están produciendo orina y que no se esfuerzan. Este tipo de obstrucción es potencialmente mortal. En el peor de los casos, si no se atiende a tiempo, la vejiga del animal podría romperse y causar un uroabdomen, lo que genera complicaciones y riesgos para el animal.

El caso de Willy es un ejemplo perfecto y una historia de éxito, y muestra que los problemas urinarios pueden tratarse y administrarse para ayudar a su mascota a vivir una vida más larga y feliz.

 

1 Click Vet     Veterinario a domicilio en Madrid.